Cómo colaborar Donar online
02 de julio de 2013 | 4 Comentarios

¡Lo conseguimos!

Gracias a vuestro apoyo, entre todos hemos conseguido el reto que me propuse hace un año: construir las aulas necesarias para que ningún niño del colegio de Somhlanga, en Zimbabue, tenga que recibir las clases bajo un árbol.

Hace pocos días, desde World Vision me informaron que habíamos completado los fondos necesarios y me enviaron fotos de cómo va el proceso de compra de los materiales que muy pronto serán nuevas aulas para los niños de Zimbabue.

Como os imaginaréis, estoy muy feliz de que entre todos hayamos puesto nuestro granito de arena para estos niños que no tienen nada y ahora, al menos, tendrán un lugar digno donde estudiar.

¡Gracias a todos los que habéis donado, porque este gran logro es de todos vosotros!

 

Comienza la construcción de las aulas del colegio de Zimbabue

Comienza la construcción de las aulas del colegio de Zimbabue

 

Nuevo techo para el cole en Zimbabue

Nuevo techo para el cole en Zimbabue

Así val construcción del cole en Zimbabue

10 de abril de 2013 | Sin comentarios

¡Gracias!

La generosidad no tiene límites. Es lo que me vienen demostrando las personas desde que comencé a colaborar con World Vision. Cuando entras en este mundo solidario, es muy difícil salir ya de el, porque son tantas las buenas experiencias, los gratos momentos y las extraordinarias sensaciones que es imposible no quedarte entre gente tan maravillosa que da lo que puede y dedica algo de su tiempo a ayudar al prójimo.

La última experiencia la hemos vivido hace sólo unos días en el restaurante Silk & Soya de Cipri Quintas. Un hombre desinteresado que lleva la solidaridad y generosidad por bandera y con el corazón más grande que hay en el mundo. Gracias a Cipri hemos realizado una noche solidaria llamada “Ayudar es divertido”. ¡Y tanto! En esta ocasión, nos hemos reído muchísimo además de conseguir otro buen pellizco para la escuela de Zimbabue. Mis compañeros de la radio, Sergio Fernández, “El Monaguillo” y Arturo González Campos se prestaron, sin dudarlo y desinteresadamente, para hacer un monólogo. Así qué, la noche resultó perfecta; risas, buena compañía y 1925€ que añadimos a lo que ya llevamos para terminar el colegio.

Cuando acabó la fiesta, esa sensación de satisfacción, orgullo y felicidad por haber conseguido el objetivo, por saber que todavía queda gente en el mundo que da sin cuestionar y por ver cada vez más cerca el fin de un propósito, me invadió de manera indescriptible. Pensar que sólo queda un último esfuerzo, un pequeño empujón más, sólo 2065€ para conseguir el objetivo, despierta en mi mariposas en el estómago porque se que, cuando lleguemos al final, tendré que volver a Zimbabue para ver a esos niños estudiar bajo un techo y demostrar que, cuando las cosas se hacen bien, con transparencia y esfuerzo, si se puede. Gracias, una vez más, a todos por vuestra confianza y apoyo.

06 de julio de 2012 | Sin comentarios

Vídeo del cole

12345...
facebook twitter